Ejemplo de amistad… II

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on Tumblr

CARTAS DESDE MARSELLA AL CAMPESINO ANARQUISTA ANTONIO ATARES, PRESO EN UN CAMPO DE TRABAJO EN EL ESTADO FRANCÉS / SIMONE WEIL (1941)

Te he enviado un giro; te enviaré de vez en cuando, según tus necesidades y mis posibilidades. Creo que no debes tener escrúpulos o preocupaciones por esto. Cuando tengo en las manos un poco de dinero, siempre tengo la sensación de que no me pertenece. Eso es así y basta. Si lo envío no tengo sensación de donarlo. Sólo pasa de mis manos a las de alguien que lo necesita y siento que yo no estoy dentro. Quisiera que el dinero fuera como el agua y corriera espontáneamente allí donde hay demasiado poco. Por eso, cuando te llegue un giro, no pienses que recibes algo de mí, sino sencillamente que un poco de dinero te cae en las manos. Es algo que no tiene nada que ver con nosotros. Entre tú y yo, lo que damos y recibimos el uno del otro son los pensamientos en forma de cartas. Este intercambio se da entre nosotros porque sobre muchas cosas sentimos y pensamos del mismo modo. (…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>