Ejemplo de amistad y de encuentros inesperados en el camino I

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on Tumblr

CARTAS DESDE MARSELLA AL CAMPESINO ANARQUISTA ANTONIO ATARES, PRESO EN EL CAMPO DE TRABAJO EN EL ESTADO FRANCÉS / SIMONE WEIL (1941)

“Señor:
Estará sorprendido de recibir una carta de una persona desconocida; pero un antiguo compañero de prisión, Nicolás, me ha hablado de usted de un modo tal que me parece conocerlo. ¿Se acuerda de él?

He estado por algún tiempo en su bello país, concretamente, en algunos pequeños pueblos, creo que quizá fuera su región. No he olvidado a los campesinos que he visto en el campo; me han dejado una impresión inolvidable. Por eso, cuando Nicolás me ha hablado de usted, me ha parecido que lo conozco de hace tiempo.

Me ha dicho que no puede contar con nadie y no recibe ninguna ayuda. Por eso quisiera hacer algo para ayudarle; quizá no pueda mucho. Le envío un paquete. Espero haber acertado con las cosas y que le gusten; es difícil en este tiempo encontrar cualquier cosa pare enviar. (…)

Hace unos meses un amigo me prestó una colección de “coplas” españolas; he copiado algunas, tan bellas las he encontrado. No hay otro país en el que haya tal poesía en el pueblo. Usted lo sabe mucho mejor que yo; pero ¿le gustaría que alguna vez le copiara alguna? Lo haría con gusto. Por su parte, usted podría transcribirme alguna para mí, de memoria, cada vez que me escriba. (…)

Le envío un pequeño paquete. Deseo que le llegue sin dificultad y le guste lo que he elegido.

No tema que me prive de algo por usted. Me gustaría enviarle alguna cosa de vez en cuando y lo que se hace con gusto no es una privación. Lo poco que hago por usted no merece que lo agradezca. Si yo estuviera en un campo y usted en libertad, y si hubiera oído hablar de mí a un amigo común, se comportaría del mismo modo en que lo hago yo. Estoy convencida, querido; si no fuera así, nuestro amigo no me habría hablado de usted como lo ha hecho.

Por eso no me debe nada.

Quizá un día nos conoceremos de modo diferente a como nos conocemos por carta. Sería para mí una gran alegría.

Simone Weil.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>