POSADA II

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on Tumblr

No hay nada que perder. La paz interior comienza cuando dejamos de decir a propósito de las cosas, “lo he perdido”, y en su lugar decimos “ha regresado al lugar de donde vino”. ¿Murió tu hijo? Ha sido devuelto. ¿Me han quitado el campo? Pues también eso ha sido devuelto. “¿Pero el que me lo quito era un malvado”. ¿A ti que te importa por que medio te lo reclama el que te lo dio? Mientras te lo da, sé cuidadoso con ello como de cosa ajena, tal como un viajero cuida de su habitación en una posada.

MANUAL DE VIDA / EPICTETO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>