Archivo de la categoría: Otras Voces

Ejemplo de amistad y de encuentros inesperados en el camino I

CARTAS DESDE MARSELLA AL CAMPESINO ANARQUISTA ANTONIO ATARES, PRESO EN EL CAMPO DE TRABAJO EN EL ESTADO FRANCÉS / SIMONE WEIL (1941)

“Señor:
Estará sorprendido de recibir una carta de una persona desconocida; pero un antiguo compañero de prisión, Nicolás, me ha hablado de usted de un modo tal que me parece conocerlo. ¿Se acuerda de él?

He estado por algún tiempo en su bello país, concretamente, en algunos pequeños pueblos, creo que quizá fuera su región. No he olvidado a los campesinos que he visto en el campo; me han dejado una impresión inolvidable. Por eso, cuando Nicolás me ha hablado de usted, me ha parecido que lo conozco de hace tiempo.

Me ha dicho que no puede contar con nadie y no recibe ninguna ayuda. Por eso quisiera hacer algo para ayudarle; quizá no pueda mucho. Le envío un paquete. Espero haber acertado con las cosas y que le gusten; es difícil en este tiempo encontrar cualquier cosa pare enviar. (…) Seguir leyendo Ejemplo de amistad y de encuentros inesperados en el camino I

POSADA II

No hay nada que perder. La paz interior comienza cuando dejamos de decir a propósito de las cosas, “lo he perdido”, y en su lugar decimos “ha regresado al lugar de donde vino”. ¿Murió tu hijo? Ha sido devuelto. ¿Me han quitado el campo? Pues también eso ha sido devuelto. “¿Pero el que me lo quito era un malvado”. ¿A ti que te importa por que medio te lo reclama el que te lo dio? Mientras te lo da, sé cuidadoso con ello como de cosa ajena, tal como un viajero cuida de su habitación en una posada.

MANUAL DE VIDA / EPICTETO

DEL NUEVO ÍDOLO

En algún lugar existen todavía pueblos y rebaños, pero no entre nosotros, hermanos míos: aquí hay Estados.

¿Estado? ¿Qué es eso? ¡Bien! Abridme ahora los oídos, pues voy a deciros mi palabra sobre la muerte de los pueblos.

Estado se llama al más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; y ésta es la mentira que se desliza de su boca: “Yo, el Estado, soy el pueblo”. ¡Es mentira! Creadores fueron quienes crearon los pueblos y suspendieron encima de ellos una fe y un amor: así sirvieron a la vida.

Aniquiladores son quienes ponen trampas para muchos y las llaman Estado. Seguir leyendo DEL NUEVO ÍDOLO

POSADA I

“¿No te han invitado al banquete de alguien? Eso es que no has dado al que invita el precio por el que vende la cena. La vende por alabanza, la vende por cuidados.

Dale el precio por el que lo vende si te merece la pena. Pero si quieres no ofrecer aquello y conseguir esto, es que eres insaciable y estúpido.

¿Es que no tienes nada a cambio de la cena? Tienes el no haber alabado a quien no querías, el no haber aguantado a los que tiene en la entrada.”

MANUAL DE VIDA / EPICTETO

HASIERA BAT (beste edozein izan zitekeen bezala)

2014ko MAIATZAREN 28an FILOSOFIAK 2599 URTE BETE DITU.

Gutxi dakigu filosofiaren sorrerari buruz, K. a. VI. mendean Jonia aldean, merkatari hiri batean… Konkretua gauza bakarra, K. a. 585. urtean Miletoko Tales-ek eklipse bat aurreikusi zuela. Astronomoek maiatzaren 28an izan zela diote eta zenbaitek filosofiaren jaiotze datatzat du. Beraz, zorionak (edo zoritxarrak) filosofiari!

Hasiera:

1. “Si la filosofía física comienza con la admiración, la ética puede decirse que comienza con el escepticismo.” Etichs / Grant.

2. “Dos cosas me llenan la mente con un siempre renovado asombro, por mucho que continuamente reflexione sobre ellas: el firmamento estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí”. Arrazoi praktikoaren kritika / Kant.

3. “Todos mienten, pero no importa, pues nadie escucha”. Murphyren legeetako bat.

Sócrates y el camino

 

 

Sócrates: Mi querido Fedro, ¿adónde andas ahora y de dónde vienes?

Fedro: (…) me voy fuera de las murallas, a dar una vuelta (…) persuadido además por Ecumeno, compañero tuyo y mío, y voy a dar un paseo por los caminos, ya que, afirma es más descansado que andar por los lugares públicos.

Socrates: Y bien dice, compañero.

 

 

 

Estrella lejana

 

Las sombras de la noche hicieron acto de presencia una vez más y ni el fulgor de la luna llena pudo hacer que estas desaparecieran.

Unos pasos demasiado precipitados rompieron el monótono silencio. Se trataba de Semjase, que corría a encontrarse con su amante.

Ambos sabían que su amor estaba prohibido y maldito, destinado al fracaso. Ella, una mujer de color que trabajaba en los campos de tabaco. Y él, un rico terrateniente hijo de la dueña de la plantación. Pero la pasión y el deseo podían más que la precaución y así, cada vez que podían, corrían al encuentro uno del otro. Seguir leyendo Estrella lejana